Cartas

Ya nunca escribimos cartas porque Facebook, porque Gmail, porque WhatsApp. Y se ha perdido tanto porque ahora escupimos estupideces cuando antes en cada palabra imprimíamos nuestro carácter y nuestros sentimientos. Pero de todo eso ya no queda nada. Y ya solo ceros y unos. Y conecte su cargador para desconectar su mente. Y suba una foto a Instagram para deshacerse de toda culpa.