Enigmático calzado

 Me pregunto si la gente que abandona zapatos en mitad de la calle sigue su andadura descalza, o si es porque han encontrado otro par de zapatos mejores que antes habían sido abandonados por otra persona, que a su vez se había topado con una pareja mejor, abandonada previamente. Y entonces me pregunto cuándo empezó esta dinámica de prescindir de lo propio y, sobre todo, qué fue primero, el de abandonador de zapatos que siguió su camino descalzo, o el par de zapatos abandonado sin dueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *